LIBRERÍA VIRTUAL

El sentir con la Iglesia, característica esencial de la Espiritualidad ignaciana, es una actitud espiritual, una atención constante al Espíritu y una voluntad de ser fiel a sus mociones. Esta fidelidad implica que toda nuestra vida, nuestras acciones, están de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia y que, si fuese necesario, nuestro discernimiento esté confirmado por la Iglesia institucional. El sentido de la Iglesia, pues, es el resultado de un caminar espiritual, ligado a la experiencia de nuestro arraigo en Cristo, en el camino de los Ejercicios.
Este número de Cuadernos pretende ayudar a nuestra reflexión sobre esta gracia de sentir con la Iglesia, tan necesaria en nuestra misión hoy día.

MI CUENTA