LIBRERÍA VIRTUAL

Ejercitarse cristianamente no es sacarse brillo, es poner la gracia en circulación en vez de dejarla dormir en un rincón polvoriento del alma. Hay quienes nunca dan gracias porque no dejan el amor de Dios tomar cuerpo en su vida, lo hacen a un lado o lo desprecian. Allá ellos. Aquí, se te propone otra actitud. Ve si quieres dar algunos pasos y, entonces, dalos.

MI CUENTA