LIBRERÍA VIRTUAL

Terremoto físico y terremoto moral, como dijo un obispo, sin pensar que, al poco tiempo, esta última expresión tendría un doble significado. Ambos sismos nos han hecho entrar en un Bicentenario marcado por el dolor y la precariedad. Queremos hacer un esfuerzo por ayudar a aceptar lo que estamos viviendo, y a reflexionar sobre ese rostro de Dios que buscamos, y que parece oscurecérsenos en los momentos de adversidad.

MI CUENTA