LIBRERÍA VIRTUAL

¿Qué inspiraciones guían nuestras vidas? ¿Vienen éstas de Dios?
¿Son el lenguaje de su Espíritu? O bien, voces punzantes y seductoras que nos arrastran hacia alguna ilusión para embotar nuestras fuerzas vivas, las cuales deberían estar al sólo servicio del Reino? Como nos lo recuerda el apóstol Santiago al comienzo de su epístola,. nos parecemos, a menudo, «al hombre de alma dividida, inconstante en todos sus caminos».

MI CUENTA